sábado, 24 de mayo de 2008


Bob Dylan, el nombre evoca muchas cosas entre ellas la de músico, escritor, poeta y activista político. Sin duda Dylan es la figura más icónica, sin mencionar iconoclasta, de las décadas de los 60s y 70s. El es una leyenda, aun para personas que no pertenecemos a esa generación.

La pregunta es, ¿Cómo retratar una vida tan multifacética y complicada como la de él en film? Es cierto que la forma en la que vivió su vida condensa en si lo que muchos ni en 3 vidas podríamos llegar a hacer. La cuestión es entonces ¿Cómo representar fielmente su legado, su esencia en una película? Personalmente no lo creía posible y tenía mis reservas sobre esta película, pero debo admitir que lo que Todd Haynes hizo fue de lo más original que he visto en los últimos meses.

“I’m Not There” retrata a Bob Dylan como lo que en realidad es, muchas personas. Un niño abandona su casa sin nada más que su guitarra en el hombro y se va de vagabundo. Un fugitivo que vive recluido de la sociedad en una pequeña cabaña en las montañas. Un actor de cine famoso que tiene problemas maritales con su mujer. Un músico folk icónico que encuentra a dios. Un rockstar que cambia el curso de su carrera y termina odiado por sus fans. Todas estas historias aparentemente inconexas y entretejidas en realidad nos muestran un panorama amplísimo de lo que fue la vida del hombre más influyente de esa época.

Muy aparte de la película, el sountrack es increíble, ¡COMPRENLO! Yo termine bajándolo de Internet, pero definitivamente vale la pena comprarlo en original y tan pronto tenga dinero lo haré. Personalmente recomiendo las canciones de “I’m Not There” interpretado por Sonic Youth, “Moonshiner” de Bob Forrest, “Ballad of a Thin Man” de Malkmus, Stephen and the Million Dollar Bashers.

My Blueberry Nights (Noches Púrpuras)


Es una de las últimas películas del director chino Won Kar Wai. En esta ocasión tiene como protagonista a la hermosa Norah Jones, una mujer a la que le han roto el corazón y encuentra en el dueño de un pequeño café neoyorkino un nuevo amigo, Jude Law. Con el tiempo, el personaje de Norah Jones, Elizabeth, decide que la mejor manera de sanar y olvidarse de todo es irse de NY y así comienza su travesía que durara un año en la que por fin podrá encontrar la tranquilidad que necesita para salir adelante. En su viaje se topa con 2 mujeres, sus coprotagonicas Rachell Weisz y Natalie Portman quienes a través de sus propias situaciones trágicas, sin querer también le ayudan a entender muchas cosas.


Estéticamente la película es muy bonita, juega con una gama de colores muy interesantes y vivos que terminan por envolver a los personajes en una atmósfera casi irreal, sin tiempo ni espacio. La historia, que tiene un cierto feel de road movie, también es bastante sólida y no cae en lo cursi como bien podría por el tema que trata. Personalmente a mi me gusto mucho la película y se me hizo muy llevadera. Ahí me dicen que les pareció.